Monday, December 01, 2014




Empecé escribiendo acerca de esa idea ultra manoseada de que los documentales son “objetivos” y las películas son ficción. Como si fuera posible pensar que se puede contar algo, sin narrar en lo que dejas dentro o dejas fuera, una mirada.
Empecé con eso y borré todo así que esa idea quedará para después.
Haré un breve resumen de por qué me parecen importantes ciertas cosas del inedit de este 2014. No hablaré de las cosas que no he visto enteras así que por eso es breve.
Irá uno al día de acá al Jueves por lo que un día irán 2. 
Partamos con los spandau Ballet.

Un documental maravilloso por miles de cosas de las cuales hablaré de 5:

La primera es que no sólo se trata de la trilogía anonimato, fama, caída sino que sobre todo de lo que significa la amistad en un país gobernado por Thatcher y de cómo 5 chicos de un barrio obrero empiezan a hacer música con las luces del neoliberalismo de la dama de hierro de fondo. Es también  la historia de cómo una banda elige llamarse Spandau Ballet pensando en la prisión de Spandau y que su nombre se debe al único y último preso que tuvo, llamado Rudolf Hess. Uno de los cerebros de Hitler. 
Ya con estas cosas vale la pena verlo para entender incluso en algún lado, el lugar que tuvieron los sintetizadores y que los llamados “los nuevos románticos” de romanticismo no tenían nada, o por lo menos no el de la radio Corazón.

Segunda cosa: Que alguien cuente tan bien las reinvenciones de una banda, de cualquier banda, son siempre un registro importante. De la misma manera en que no existen unos Spandau Ballet singulares, tampoco existe un Freud, un Foucault o un Charly García. El seguimiento que hace George Hencken de las etapas por las que pasa una banda, es muy parecido al que Hugues o Lumet pueden hacer de una amistad.

Tercera cosa: Es un documental demasiado importante para entender que el barrio obrero que sacó a bandas como Pulp, madness o the specials no es igual que el de 2 minutos de Valentin Alsina.

Cuarta cosa: El periplo de Gary Kemp desde ser el iluminado a ser un inseguro con TOC que transformó un grupo en los fantasmas de un solista, vale para miles y millones de historias del pop y del rock.

Quinta cosa: Los ingleses que aman a Motown suelen ser gigantescos.




Friday, November 14, 2014

Conocí a los planetas en un viaje al que me invitaron mis padres antes de separarse y era la primera vez que viajaba a España. Mi viejo me dijo: Nosotros te pagamos todo pero yo no te pagaré ni los discos ni los libros que sé que te vas a querer comprar.
Me puse a trabajar vendiendo libros y hasta etiquetando cajas de arándanos que no tenían arándanos porque sabía 2 cosas. La primera era que quería comprarme todo Anagrama y la segunda era que tenía la fantasía de que en España iba a poder comprarme discos que me hablaran en mi idioma.
Uno ya era fan de muchas bandas que te cantaban en inglés pero yo a los 20 quería ir a ver qué cosas podían decirme en España.
No existía el Internet y viajar a otro país para mí era ir a recitales y a buscar discos. Un día me metí en la Fnac y me compré 70 discos. 40 eran españoles, 30 de esos no los conocía.
Hoy sólo vuelvo a escuchar 3 bandas que compré ese día. La buena vida, los planetas y family.
El resto es una soberana bosta. Y aunque el primero de los cancer moon lo sigo escuchando de vez en cuando, uno sabe que no vale la pena.
Hay una cosa bien rara con el revisionismo Indie español, y es que el Indie español en algún lado es un invento de las rock de lux que llegaban 8 meses tarde.
La mayor parte del Indie español tocaba como el orto y los planetas suelen tocar como el orto.
Así que bueno, estoy acá para tratar de explicar mínimamente las razones por las cuales los planetas son importantes para mí.
Ya he dicho en muchos lugares que la objetividad vale callampa así que no esperen encontrar acá razones objetivas de nada.

Muéstrame cómo es,
prometo que esta vez todo va a salir bien.
Ahora tengo una misión,
ven y camina de mi mano,
camina a mi lado, conmigo.
Sólo enséñame para que pueda ver
porque en mi vida he fracasado
una y otra vez, una y otra vez.

Esto que en manos de gente como Morrissey podría ser una letra que no necesita escucharse para saber que es perfecta, en manos de los planetas necesita lo contrario.
Es una letra bastante de mierda pero que uno la escucha de nuevo pensando en la primera vez que la escuchaste y te vas a la chucha.
Los planetas sin sus letras serían tal vez una banda del montón pero tampoco es tan simple decir que entonces las letras de los planetas valen por sí mismas.
Hay muchas que realmente sí, pero tampoco los planetas pueden explicarse por lo novedoso que hacen en términos musicales.
Los planetas para mí son esa cosa que te dijo en castellano lo que no habías escuchado antes en castellano en esa etapa de tu vida en que no querías escuchar a nadie.
Los planetas fueron esos que decían “vuelve la canción protesta” y te reías porque empezabas en serio a entender lo que significa la ironía.
Para mí los planetas son en castellano, ese amigo al que le hiciste por primera vez bullying y la segunda vez le clavaste un lapiz bic a alguien en la mano por defenderlo.
Si hubiera escuchado a los planetas a los 3 años, habría querido ser astronauta en vez de psicólogo.






Sunday, August 31, 2014


Tenemos un nuevo disco de Cevlade y es una gran noticia porque cada nueva oportunidad de acercarme a él me sigue pareciendo nueva.
Nunca he caído en ese lugar común del que cree que Cevlade es un hater y que suele hablar siempre, del cómo y el por qué, es mejor que los demás.
Categorizar a alguien como hater o troll muchas veces es una generalización idiota que se olvida de que crecimos y empezamos a construir una identidad en relación a esa especie de espejo inverso que nos dice lo que no queremos ser, muchas veces antes de saber qué es lo que realmente somos.
Si Cevlade pelea con alguien es siempre primero consigo mismo y creo que cada día más se acerca a esa idea de que sus penas individuales se transformen en algo colectivo, que es al fin y al cabo lo que cruza al rock, al folk, al hip hop y a todo intento de expresión que no quiera ser sólo un diario de vida guardado bajo siete candados.
Si uno recuerda los inicios de Cevla cantándole a sus profes, a sus psicólogos, a la doctora Castillo diciéndole que era el caso más brígido con el que tuvo que tratar, uno se encuentra en “La casa de Astaire” con eso mismo pero tal vez con más lucidez o más distancia.
Cevladé no es alguien que cuando saca un disco nuevo andes buscando qué nuevas bases perfeccionó sino ese que puedes descifrar mejor en esos personajes nuevos que se inventa.
 “La casa de Astaire” esta vez no es la excepción.
Ese Astaire que habla en cámara lenta y que se parece demasiado a una especie de Paul Williams en el fantasma de la opera de Brian de Palma o a esos secuestradores que no quieren ser reconocidos y usan aparatos para cambiar su voz, es alguien que sigue inventando personajes tartamudos como límite de su rapeo.
“Es verdad que no salgo de mi casa pero también es verdad que sus puertas están abiertas día y noche. No hallarán un solo piano ni un cuaderno donde anotar” dice ese Astaire con voz de fantasma al comenzar el disco.
Y después de ese discurso de Astaire se viene un disco que nuevamente acerca a Cevlade a lo que cada vez más es Cevlade. Un autor frente a su obra.
Comienza presentándose en Aquí estoy:

Los que me creen hostil,
Obstinado o melancólico,
Cuan injustos son conmigo
Es que ignoran la razón secreta por la que aparezco así
Como puedo vivir
Si mis enemigos que son tantos
Creen que ya no poseo el único sentido que debe ser perfecto
En alto grado en mí
Más que en otros… (Amada Inmortal)

Puedes odiarme y maldecirme las veces que quieras
Puedes inventar mentiras que parezcan verdaderas
Cuestionar mis letras ergo mi carrera entera
Decir que soy mal MC pero quién te creerá

Podrás verme caer escupirme y condenarme
Podrás despreciar mi arte pero poco ha de importarme
Me insultas con los insultos que yo mismo me hago
Los sacas de mis canciones insulto se vuelve halago

Se te mojó la pólvora se te inundo la góndola
La caña volvió al sol voraz al fin de mi show volverás
Repleto de lágrimas de amapolas y pálidas palomas
Me hecho un polvo en las cenizas de la que amas

Tengo los cocos llenos de pétalos
La poesía es sangre y mi herida escribió un océano
Acá estoy tristes cobardes desnudo y sin escudos
No pretendan destruirme con sus versos tartamudos

Me arrojaras piedras escupirás garabatos
Con tu lenguaje barato vomitaras mí retrato
Dirás te haré pasar un mal rato
Con este verso lo mato

Pero ahora todo es oculto
En el anonimato
Que heroico
Aquí estoy po

Estoico ante el ataque tan efusivo y eufórico
Histéricos porque sigo siendo una mierda
Pero me pagan por rapearlo
A ti te duele a mi me enferma

Sigo aquí en el fuego y sigo alimentando el morbo
No se cuanto más dure rapeándole al cruel y al sordo
No sé porque me expongo parece una maldición
Si el destino estaba escrito entonces lo volví canción

Tanta ira que me tienes dime ¿Qué te hice yo?
Es porque llevas casi 15 años intentándolo
Como rapero estas cesante poetita con complejos
Tú no eres vieja escuela solo porque seas viejo

Aquí estoy que esperas
Di lo que quieras
Cuervos y llenas se ahogan
Con menstrua de una cualquiera

Aquí estoy que esperas
Te desesperas
Me muero por la ulcera
Y tú por esta pulsera

Aquí estoy
Con mi verso y mi escudo de cristal
Aquí estoy
Esperando que al fin llueva veneno
Aquí estoy
Listo para salir a cazar truenos
Aquí estoy
Sangrando pájaros llorando metal

Aquí estoy haciendo estrellas
Tirando piedras hacía el mar
Sentado en la cordillera y pensando en ella
Allí abajo hay una hoguera

Te mueres porque muera
Porque sigo tras el micro
Y tú detrás de esta barrera
Dejas mi nombre por los suelos

Intentas disfrazar con mil argumentos
Tu envidia y tus celos
¿Que quieres?
¿Quieres tener mi perspectiva?

Vivir mi vida
Beber de mis sílabas saliva
Esa acidez que tienes que es inmune a cualquier sal de fruta
Desde que bebiste el semen de la vulva de las putas

Describo las cenizas, las agujas y las llagas
Las plagas, las algas, los lagos, las babas en bragas
Y si me equivoco también escribo disculpas
Yo no lloro la carta pago piolita la multa

Insultar no resulta no me culpes por tus culpas
No sabí ni una mierda no vuelvas a hacerlo nunca
Te arde el esqueleto
Vivir muriendo es eso

Una horrible agonía es tener el alma en los huesos
Quieres que preste oídos tus burlas y risitas
Si mi sitio igual visitas cuando necesitas citas
Sigo haciendo pájaros deja que vuelen

Por qué te duele
Por qué prefieres ser quien cele y encarcele
No saques mas temas sácate del culo el ají
Cuando hablas mal de mí eso solo habla mal de ti

Aquí estoy que esperas
Di lo que quieras
Cuervos y llenas se ahogan
Con menstrua de una cualquiera

Aquí estoy que esperas
Te desesperas
Me muero por la ulcera
Y tú por esta pulsera

Aquí estoy
Con mi verso y mi escudo de cristal
Aquí estoy
Esperando que al fin llueva veneno
Aquí estoy
Listo para salir a cazar truenos
Aquí estoy
Sangrando pájaros llorando metal


Nuevamente podemos pensar que Cevladé sólo le habla a sus amiguis del barrio estilo un west coast hablando de su plata y sus joyas. “me muero por la úlcera y tú por esta pulsera” “Tú no eres vieja escuela sólo porque seas viejo”.
Cevladé no le habla a sus amigos ni escribe desde lo que muchos creen que es la individualidad. O sea, de más que uno podría meter en el saco de los rencorosos a Cevladé pero no es el caso porque cada vez que alguien quiere andar buscando caras y canciones dirigidas a alguien, Wladimir en realidad le está hablando a un estado de cosas.
Le habla no necesariamente a esos enemigos que muchos de uds les quieren poner cara. No es su culpa que muchas veces la pelotudez sea universal y tenga las mismas caras.
Si Cevlade sigue teniendo miles de enemigos para seguir escribiendo canciones, no es porque no tenga ideas propias, sino porque sabe muy bien que amar y odiar es parte de lo mismo.
Los amigos, los enemigos, lo recordado, lo olvidado siempre será parte de lo que intenta decir.
Cuando Cevlade samplea hace lo mismo que cuando escribe, no tiene claro nada pero lo tiene claro todo.
Este Fred Astaire baila como Astaire pero dispara más que Jack Bauer.
Cevlade es de esa gente que está siempre por fuera de cualquier cosa que puedas decir de él. Está por fuera del hip hop y está por fuera del periodismo que puede catalogarlo con puros lugares comunes porque cevlade sigue intentando hablar de lo que no puede hablarse de él.
Cevlade sigue sacando discos sin auspicios y odiando con amor a todos sus enemigos.
Cevlade no es troll, Cevlade siempre trata de trollearse a sí mismo para tratar de seguir siendo consecuente.
Un autor que lee y se lee cada día más.

Vamos, Piensa, Piensa
Hasta que se te haga un tec
Y al fin conectas los versos
Y luego pongas rec

Será perfecto po, todo o no?
Habrá salida
Abrazarás la vida
Sal ya de tu crisálida

Hay catorce laberintos donde aún puedes pasear
Y catorce años en los que aun puedes soñar
Tienes magia, tienes nostalgia
Puedes cambiar por palabras

La sangre de tu hemorragia
Tienes un refugio que te protege
No dejes que envejezcas
Sin ejecutar la rima que hoy se teje

Astaire,
Tienes el mundo donde quieras,
Pero quieres ser prisionero
Tu miedo es tu carcelero



            

Friday, May 23, 2014


MI historia con Dulli comienza allá por el año 91 y no escuchando un disco sino viendo una polera colgada en una feria de navidad que se ponía en frente de la facultad de derecho de la Chile.
Era negra y tenía dos cuervos y abajo decía The afghan whigs.
Uno a veces no sabe o más bien no maneja, las razones por las cuales llega a escuchar por primera vez un grupo de música y menos aún, aquellas que te hacen en el futuro, un fan de esa banda.
Puede ser una crítica que leíste o uno de esos amigos que te miran con cara de  Esto es para ti. Puede ser de esos discos que te topaste más de una vez en la feria del disco que nadie compraba y terminaste llevándotelo a tu casa, como ese perro  guacho que te cruzaste más de tres veces en la calle.
A veces hay detalles que te enamoran desde antes al igual que esa chica que te cruzabas en el patio del colegio y te demoras 3 meses en pedirle el teléfono.
Me pasó por ejemplo con el siamese dream de los pumpkins. Yo venía de escuchar el gish y me había dejado loco y siempre supe que algo llamado disarm, en manos de ese cabro, iba a destrozarme entero.
Cuando vi esa polera de los cuervos yo estaba loco escuchando el gish que había salido ese mismo año. Los afghan habían editado el Up in it un año antes pero aún no los conocía. Tuvo que pasar un año para que sacaran el disco con el que los conocí: Congregation.
Acá empezamos a conocer al Dulli convertido en ese Barry White con cuarenta grados de fiebre que, cuando te dice “I´m her slave”, no quiere seducirte sino sólo declarar un estado de cosas.

Get off that stuff, she said,
And I’ll stone you instead.
Unchain yourself, said she,
And tie yourself to me.

Tuvo que pasar otro año más, para que tuviéramos uno de esos años en donde el 93 mezcló el gentlemen con el siamese dream. Que gran año ese para los discos.
Donde Dulli se hacía cargo de que ser un caballero implicaba decir cosas como i´m a dick for a brain, Corgan intentaba desmarcarse del grunge y la idea de que ser rockero era dárselas de macho.
El siamese dream se llama así porque se puso a escribir de su hermano gemelo con síndrome de down y el gentlemen se llama así, porque Dulli se cansó de que lo masculino fuera Guns ´n roses y el hombre fuera una postal zorrona para vender más Jack Daniels.
Dulli en “Gentlemen” se mete de lleno en explorar en el amor y en lo que siempre tiene de contradictorio.
Escribe del sexo en todas sus formas y sobre todo, nos habla de la culpa.
No hay forma de escuchar el “gentlemen” y que te salga barato.
Los Wighs vienen décadas tratando de dejar en claro que, aún siendo de Cincinnati y no de Seattle, no eran un grupo grunge.
Los Afghan son del mismo saco de bandas estilo American Music Club, que cuando son contratadas por un sello grande, el pueblo no les da el rating esperado y las tildan de “fracaso comercial”.
Cuando les pedían ser Nirvana, eran Mudhoney, y cuando les pedían ser Mudhoney, tocaban Prince.

Y sacan el “Black love”, uno de esos discos con poca fama, pero más incendiarios que la discografía entera de Primal Scream. Si no me creen, escuchen esta versión del “Going to town”, citando a Stevie Wonder mejor que nadie. https://www.youtube.com/watch?v=WBCbqNkb_O0

The Afghan Whigs son de esas bandas a contramano de todo, y que no se conforman con el discazo que es “Black love”. Dulli podría haber dejado todo en este disco. Sin embargo, necesita sacar “1965”, tal vez porque era el homenaje que le debía a Prince, a The Clash, a Al Green y a Miles y a miles más. Nunca hubo más trompetas en la discografía de la banda.
Y bueno, no hablaré del último disco sino que diré que no estoy tan nervioso con un recital desde la vez que vi a los Cocteau twins, a Mark Eitzel, a Morrissey por primera vez y a los Ramones.
Asumo de antemano, que lo único que me gusta de esta columna es la primera parte. Un día haré un lado B de esto.









Tuesday, April 15, 2014

Carta cerrada

Voy a decir algo muy poco correcto políticamente hablando que he estado masticando todo el día: Hoy pensaba en que lo que uno cree que debiera ser el estado antes de que nos vendieran la idea pinochetista de Guzmán y cia, es eso que debiera garantizar la salud de los niños y la vida digna de las personas que necesitan a la Teletón. Cuando pienso en los animalistas que respeto pienso también en que no son personas que eligen o ponen a los animales no humanos por sobre los humanos. Muchas veces son gente que cree que a los gatos y a los perros nadie los pesca y que a la vez odia el sufrimiento gratuito. Al mismo tiempo, personas como Gumucio los ponen en el lugar de la insensibilidad y de la falta de sentido de la prioridad, cuando en realidad esa gente no tiene la más puta idea de las garantías que debiera tener un Estado como el que supuestamente nos venden.
Yo conozco miles de los llamados animalistas que no entran en la postal de estos fachos y que al fin y al cabo tampoco quieren pensarlos o meter dentro de sus estructuras.
Yo por lo menos durante años les puse casas en plazas a los perros en invierno y si veo un niño atropellado le prestaría la misma ayuda que a cualquier otro ser vivo. No me traigo niños a mi casa porque creo que no soy Angelina Jolie y porque creo que eso es lo mínimo que debiera garantizar un Estado.
Individualizar el animalismo en relación a los niños en emergencias es un tipo de argumento como el que te dice: No importa que te quiebres una pierna, no llores, piensa que hay gente que no puede caminar.
No tengo nada personal contra Gumucio, pero si estoy cada día más cansado y aburrido de ese fascismo de la idiotez.
¿te importa el tema? OK. Informate un poco antes de hacerte el polémico por twitter. Justamente un lugar que no da para debates. Ni con las pelotudeces Gumucianas ni con los fascistas vestidos de animalistas.
El fascismo es transversal cabros y cabras.
Yo por lo menos pongo las manos al fuego(una metáfora que no habría que usar hoy) por muchos amigos llamados animalistas, que tienen más claro el concepto de política, de justicia y de Estado que miles de pelotudos con la tribuna para decir estupideces.
La generalización absurda es el terreno de los mononeuronales.
He dicho, lo tenía medio atragantado.

Tuesday, January 07, 2014

Rimbaud vs Rambo

Hace rato que quería escribir de Rimbaud vs Rambo de Piter Ponx.
El disco empieza con Mal poeta, una canción que dura 2 segundos y que más que canción es una declaración de intenciones en forma de epígrafe: Borracho, y más encima mal poeta el hueón dice la letra.
Lo que sigue de ahí en adelante es una mezcla de novela policial y postales de diarios leídos en un viaje que te lleva del Transantiago a pararte en la esquina de tu barrio sin más excusa que ver pasar el tiempo. 
El disco va desde las horcas en el placard hasta los ojos de Klaus Kinski vistos en el almacenero de la esquina. Desde Dicom y la muerte en cuotas a la saliva tragada con IVA.
Describe en canciones que parecen capítulos de un libro a hombres sin afeitar marchando raudos sobre caudales del Cachapoal.
Te habla de detectives salvajes que pueden estar al lado tuyo todo el tiempo sin que lo sepas y a señoras bien, acostadas en divanes citando a Kant.
Debajo de todo eso, suenan unas bases en ravotril estilo Hancock meet Barry Adamson y mientras suena el disco, sabemos que Piter Ponx no se equivoca cuando en vez de Peter se llama Piter y en vez de punk se llama ponx.
Tampoco se equivoca poniéndole al disco Rimbaud vs Rambo, porque eso que podría ser una ironía estéril y pelotuda se convierte escuchando el disco en una gran verdad.
Esto es en serio un Rimbaud vs Rambo pero no porque uno tenga que hacer de eso una dicotomía sino porque acá hay más poesía, puta palabra más manoseada que empoderamiento y resiliencia, que en mil libros categorizados como poesía.
Piter Ponx es un tipo difícil de escuchar pero uno llega a la canción 10 y ya sabe que llamarse Piter y apellidarse Ponx no es para nada en vano. Y eso de Rimbaud vs Rambo tampoco porque en clave de Outkast aparecen los hermanos Vergara. Y una de las mejores cosas que tiene este disco es que cita y cita y cita pero las citas tienen la misma densidad que lo que se cita.
Eso es lo que por lo menos yo espero de un disco, que sea consecuente sin ser literal. Que se atreva a hacerlas todas y no haga de las influencias una copia sino que se las apropie. Cada y una de esas cosas están acá. Y este pendejo, yo que soy viejo, viene a confirmar que en el hip hop chileno corren más vientos que en toda la SCD con 300000000 ventanas más. Acá hay más punk que la chucha.





Thursday, January 02, 2014

hey hey ey

Bueno partamos por pensar en esa gente que trollea al Sernam porque la no tan lúcida directora sale a hablar del "Condenable nuevo video de Los Tres. Naturaliza la violencia y el femicidio como forma de resolver conflictos. Chile no necesita esto!" Y sí, en algún lugar tiene razón porque lo que para los 3 que en realidad son 2, es una especie de discurso que quiere hablar del femicidio y lo único que hace es hacerlo youtubleable. No sólo es un video horrendo sino que tiene la misma lógica del Liguria que cree que la chilenidad está ahí contenida en una plateada que cuesta el 5% de un sueldo mínimo.
Nuevamente la adalid de las nanas nos viene a mostrar que la violencia puede ser estética y cool.
Tenemos a un grupo que vuelve después de mucho tiempo con 2 integrantes menos, que en vez de elegir otra cosa, nos quiere venir a discursear acerca del género y la realidad social con imágenes rockeras venidas en menos de un hueón con chaqueta de cuero y peinado noventero estilo the verve.
Lo mejor que han hecho los 3 en su historia creo yo que tuvo que ver con esa mezcla foxtrotcuequera de sus inicios. El primer disco fue novedoso no sólo porque venía a despeinar la pelotudez reinante en clave de copia de todo, sino porque sonaba bien y era original.
Un grupo que vuelve de la forma que lo hacen los 3 esta vez, es realmente triste. No sólo por usar caras de retail que de subversivo no tienen nada sino porque por acá podemos recordar miles de cosas todo el tiempo realmente subversivas.
Los hermanos Mitchell contratando a Marilyn Chambers para hacer “behind the green door”, una porno gigantesca mientras era la cara publicitaria de jabones en todo EEUU. A Virus pasándolo mal siendo rockeros en una época donde el pop era como los blues Brothers cantando en Texas. Podemos recordar a Victor Jara, a Violeta Parra y todos los lugares comunes que se nos puedan ocurrir.
Hacerte el rebelde en un mundo que te pida que lo seas no es ser rebelde y eso ya lo sabemos desde hace mucho rato. Hacerte el rebelde y encima hacerlo mal es peor que creerte liberal de derecha. Y acá es donde parte el primer problema de este tema. Ese que comienza en esa gente nacida en el Liguria y que cree que es muy fácil venir a aconsejarte acerca de la plateada de la misma forma que Piñera y sus amiguis te dicen que la violencia empelota.
La violencia no empelota, la violencia mata. La violencia no es estética a no ser que seas Tarantino y no creas que estás salvando al mundo.
Y hay que ser muy barsa para creer que tus canciones tienen un sentido social más que la verborrea que tienes en la cabeza.
Recuerdo lo que alguna vez Serge Daney dijo acerca de Mizoguchi: “en la campiña japonesa un grupo de bandidos hambrientos ataca a unos viajeros y uno de los bandidos atraviesa a Miyagi con su lanza. Pero lo hace casi inadvertidamente, titubeando, movido por un resto de violencia o por un reflejo estúpido. Ese hecho posa tan poco para la cámara que esta estuvo a punto de no verlo, y estoy convencido de que a todo espectador de Cuentos de la luna pálida se le ocurrió la misma idea loca y casi supersticiosa: si el movimiento de cámara no hubiera sido tan lento, la acción se habría producido fuera de cuadro o -¿quién sabe?- simplemente no se habría producido”.
Lo vuelvo a leer y vuelvo a pensar en esos cantantes que te dicen que no tienen la más puta idea del mensaje de sus canciones y que si los pensaran tal vez no las habrían escrito.
 Y vuelvo a pensar en cada una de las elecciones que hay en este video de los 3 y en toda esta gente que cree poder filmar la violencia y hablarte de ella “poéticamente”.
Suelen estar más preocupados de ver la realidad con unos nuevos Ray ban, que de mirarla de reojo o pensar en tod@s aquell@s que no tienen la suerte de que la realidad sea una postal de Bono de vacaciones con Josefina Lider.