Wednesday, January 25, 2006

¿sabrá tu novia que escuchamos Morrissey?

¿Sabrá tu novia que escuchamos morrissey? se pregunta leo garcía en una canción que podríamos considerar simpática si la sacamos de cualquier forma de homenaje y pensamos que convierte a Morrissey en un secreto o mensaje que no intenta hablar tanto de él sino de una cierta complicidad que dice más de lo que aparenta. Por lo que escuchar a Morrissey diría algo del que lo escucha y ocultaría mucho para el que no lo hace ni tampoco sabe que hay dos que sí lo hacen.
Me gusta pensar cuál es la complicidad que se esconde para esos dos en escuchar a Morrissey y que la novia no sepa.
Por eso siempre me gustó este tema sólo por el título. Qué es lo que dice si se eligieron esas frases en vez de por ejemplo ¿sabrá tu novia que nos revolcamos en mi cama de la adolescencia? ¿Qué relación particular se puede tener con Morrissey sin que sea necesario sentirse un snob que transforma su cobardía en el dato que los demás no tienen?
Yo me pregunto cada vez que vuelvo a escucharlo, cuánto de mi relación con él tiene que ver con la forma en que he ido construyendo mis preguntas.
¿Cuánto de mi adolescencia se cruzaba con los ordinary boys y con entender lo que significaba poner de su lado a Wilde y del otro a Keats o Yeats?
De partida tuve que leerlos para saber el significado de pararse de un lado o el otro, incluso lo que más recuerdo de Wilde no son sus libros ni la polémica por saber si Teleny es o no de él sino haber leído la transcripción del juicio que terminó llevándolo a su muerte. Creo que ahí recién entendí por qué Wilde podría pararse en la vereda del frente, a pesar de que los dos me llevaron a Auden. Movimiento que también le debo a Morrissey.
Lo que me lleva a la pregunta exagerada y cornetera de ¿cuánto de lo que soy se lo debo a Morrissey?.
Sé que suena exagerado y sé que no es ni la única ni la máxima de las razones por la que mis preguntas son las que son en este momento. Pero también sé que no es casualidad que esta es la primera vez que escribo de él y que lo que escribo se parece en algo a lo que siendo presente se viene incubando desde hace demasiado tiempo.
Cuántas de sus preguntas me obligaron a situarme y a elegir de qué lugar del mundo uno decide pararse. Cuánto de la idea que tengo del pop se la debo a él y que cantar fuerte no significa decir cosas necesariamente fuertes. Cuántos momentos adolescentes donde odiaba al mundo porque creía que el mundo me odiaba fueron salvados por tener en mi personal a Morrissey?. Cuántas odiosas clases de inglés fueron soportadas por traducir sus letras? Cuánto le debo por la fascinación que aún sigo teniendo por la canción common people? Cuánto de mi sensación de no encajar se resolvió con esa vez que vi el video donde sale una gordita bailando o esas frases como: sign your life, any fool can think up words that rhyme, many others do, why don´t you, do you want to?.
Cuánto de mi torpeza, mis límites y mi capacidad de ahorro se pusieron en juego la primera vez que me escapé del colegio en Buenos Aires y tomé mi primer tren sólo para ir a buscar hatfull of hollow. Me sentía perdido, tenía miedo que se dieran cuenta mis viejos, tenía miedo de perderme pero también tenía un objetivo. Sólo me ha pasado dos veces en mi vida, descontando querer leer la mente de las mujeres, que estuviera ante un disco demasiado tiempo sin poder escucharlo y empezara a mirarlo como si quisiera convertirme en Tony camo para hacerlo hablar. La primera fue con Morrissey y la segunda con Jeff Buckley. El primero fue un cassette y el segundo un cd.
Recuerdo que volvía a mi casa en el tren como si trajera un antídoto para salvar la vida de alguien, era como ese personaje de John Waters en Polyester que miraba los zapatos como si se le fuera la vida en eso.
Trataba al cassette como si llevara en mis manos una caja de pandora o una lámpara de Aladino. Como si supiera que ahí iba a encontrar muchas respuestas que no me daba ni el colegio ni los que repetían hasta el hartazgo el hit de moda. Si mal no recuerdo creo que en esa época era the final countdown.
Le debo a Morrissey tal vez hacer de los rincones un lugar cómodo. Entender que la vida no se te va en ser aceptado. Le debo frases como esta:
And time is against me now
Who an what to blame?
Anything is hard to find
When you will not open your eyes
When will you accept yourself?
Le debo saber que mis amigos y yo también tenemos un lugar reservado en el infierno. Le debo un pedazo de polera que me quedé cuando tocó en el Victor Jara y le debo también no haberme sentido un groupie idiota. Le debo lo que hace que me cuestioné que tal vez no le deba nada.
¿Sabrá el resto del mundo que escuchamos Morrissey?

9 Comments:

Blogger Mambrú said...

Se le agradece el comentario. Sobre todo porque si en algo tenía razón la listilla, es en que nadie lee al pobre Mambrú.

Atte. y con encomio
Mambrú

7:26 AM  
Blogger Soorikeit said...

A mozz, le debo ser al estacion de donde se parte pa muchos lados, para atras pasando por las estacion Dean o Wilde, pa adelante por la estaciob Suede, mas mas mas atras por salir de la Estacion Bowie...

Le debo que akguien ya escribio esas cosas envenenadas que por pudor y verguenza (agena) jamas escribiria yo

Le debo los discos de los Smiths tb

6:02 PM  
Blogger pablo rosenzvaig said...

antisnobs del mundo unanse contra la frase siguiente:
en contra(y algo a favor) de ese que me gustaria ser debo decir que deberle morrissey a smiths yo creo que acentúo mi fanatismo...si hubiera sido al revés no sé si habría enganchado tanto.
pd: si los antisnobs delmundo no se han unido aún, ahora sí que debieran funarme. Shoegazer es de lo que creo que es?

10:57 PM  
Blogger Ornella Corleone said...

al fin visito tu lugar en el ciberespacio.
y sobre morrissey, uf, yo creo que sin él hubiera sido harto más difícil sobrevivir la adolescencia, pero también creo que ese sufrimiento incesante puede dejarnos un poco inmovilizad*s y autocomplacientes cuando ya no somos adolescentes.
también atesoro ese pedazo de polera celeste.
y estuvo muy entretenido anoche, ojalá lo repitamos pronto.
besitos!

11:51 AM  
Blogger Selene.cl said...

No soy fanática de Morrisey.
Pero me acompañó en el audifono prestado del personal de mi amiga.
No traduje sus letras.
Sin embargo escribí una poesía tarareando una de sus canciones.
No tengo claro cuanto influyó en mi vida.
Pero sé que hay una canción de él que me representa... eso me hace sonreir y con eso me basta.
Excelente escrito.

3:11 PM  
Blogger * said...

puta, qué lindo posteo.

3:35 PM  
Blogger Kari said...

Imposible no sentirse un poco identificada en las líneas. Quizás con otro mostro o mostros, pero las mismas vivencias adolescentes.
Gracias por compartir y viajar un poco a esos años.
¿Sabrá tu novio que escuchamos el Grace?

7:59 PM  
Blogger Kari said...

This comment has been removed by the author.

7:59 PM  
Blogger Carolina Mora Hernandez said...

Rosz..que grandes y honestas palabras. Probablemente, todos tuvimos un autor, un artista que nos ayudó a sobrevivir en ciertas etapas, o nos abrió el mundo a libros, películas, etc. El mío no fue Morrissey, pero aprecio que seas de aquellos que entendemos lo que nos rodea ya nosotros mismos, a través de todo aquello que leemos, escuchamos o vemos. Abrazo.

7:11 PM  

Post a Comment

<< Home