Friday, May 19, 2006

Siempre tendremos París

Una polera de la polla records destrozada fue lo último que dejó valentin.
Me lo recordó mi novia cuando ya estaba surtiendo efecto mi evasión perruna y comenzó a hacer de antídoto mi memoria y mi odio al destino o al misticismo.
Mirá ahí en el rincón me dijo.
Fue lo último que hizo Valentin.
Yo miré y vi un no somos nada mordido.
Recordé que desde que me robaron la polera de siouxsie, esa pasó a ocupar el lugar de la más antigua.
Recordé que tal vez sea la que más comentarios recibía fueran del tipo positivo que se preocupaba por mi salud mental diciendo que somos mucho o del tipo avanzado que ponía a su portador en el lugar que la India tenía para Marx o Mekano para Ignacio Valente.
Se comió la polera que más historia tenía y se fue riéndose de la nostalgia.
Se fue y la polera hecha pedazos tal vez significa que no hay una puta huevada que escribir o recordar.
Que si no somos nada escribirlo es ya ser algo.
Se fue dejando una instalación. Haciendo una performance más bonita que su muerte.
Se fue queriendo que lo dejen irse por lo que esta será la última vez que escriba de él.
Se fue tal vez queriendo que cuando me pasen sus cenizas, antes de tocar el suelo se pongan una polera de la polla records.

1 Comments:

Blogger Capadoccian said...

metamorfoseados cambios, cambios de estado, cambios de lugares, de países, de momentos, de saludos y despedidas, salirse en medio de la película mmmm...cambios sin arrepentimientos ni razones re culiadas....cambios de parecer...mmm

y aprovechando el NNNNN, también agrego que como alguna vez me dijeron, las mejores razones son aquellas que siguen resonando...algo así como: y por qué no?

mmm

Salud!

6:00 PM  

Post a Comment

<< Home