Sunday, October 31, 2010

Cartagena Bis


Este blog siempre fue una especie de ducha de agua fría o bastón de ciego que aunque no vieras ni la punta de tu zapato, te ayudaba a cruzar el rio sin necesidad de Moises. Y como hoy quería escribir de Música, gramática, gimnasia de Denver y no creo ser digno de algo más serio, usaré este lugar estilo estudiante engrupido de literatura, que cree que si se olvida de algo, 2 mariposas aletearán en China.
Lo primero que pensé de este disco fue que me recordó en algún lado a todos esos asesinatos perpretados por el cerati viajero que volvía de sus viajes en eras pre internet y que robando a destajo, mostraba su maleta de viaje como si nunca se hubiera ido a ningún otro lugar más lejos que a su viaje intimo por la ruta de sus sinapsis. En esa época donde todo pasaba del otro lado del mapa, habían 2 clases de personas.
Las que escondían sus regalos y las que los compartían.
El living de Cerati era para sus amigos, el de Adrian Dargelos se convirtió en una galeria llamada texas. Mientras Cerati le robaba a the clash, a wire, a my bloody, a police y hasta a los ramones, Dargelos montaba un lugar con sus propios discos en la pared para grabártelos en un tdk. Mientras Dargelos te grababa the clash, Smiths y the fall gente como Cerati se las guardaba bajo la manga para poder creerse original. Piensen en la época donde que Luca cantara en inglés era subversivo y donde el pobre de Federico Moura les gritaba a los que le tiraban botellazos estilo Blue brothers: "ustedes no saben nada" o les dedicara ese himno 20 años antes de la ideología del respeto al cuerpo "soy moderno, no fumo".
Por eso para mí, da un poco igual que Denver haya escuchado a family o a alaska y hasta también a Nixon y hasta les podría gustar Mecano y creer que Bosé es cool pero lo más hermoso es que toda la lista que podría enumerar de influencias o aprendizajes da exactamente lo mismo ante un disco como este. Creo en serio que Denver no sólo se ha mandado un discazo porque logran sonar prolijos en su desprolijidad, sino porque en serio creo de nuevo que no es fácil hacer un disco como este. Saltémonos que pueden ir desde los bee gees en "en medio de una fiesta" a Elliott Smith en bikers o a dandy warhols y primal scream en "los adolescentes". Olvidemónos de las referencias que podríamos citar por millones y pensemos en lo que logran decir con todo ese arsenal de influencias que cualquiera en los tiempos del soshials nerdwork tiene a la mano. Y ya que estamos en el blog y no soy periodista y no me pagan por esto, confieso que espero con ansias de virgen a los 80 tomo 5 en vivo desde el geriátrico en 3 d, los argumentos de los que critiquen este discazo. En estos tiempos de pubers que siguen en promedio rojo for ever, no es poca cosa dejar de copiar a tus ídolos y respetarlos mezclando lo que tienes a la mano con lo que quieres decir. Lograr una canción tan putamente romeriana como the bikers y tener los huevos para detenerte no sólo en la música sino en querer contar algo que supuestamente no tiene sentido. Arriesgar en estos tiempos a hacer una canción que para ser genial tuvo que nacer casi muerta merece todo mi puto respeto. Y por eso esto va en el blog, porque aunque crea que a veces de esto debiera escribirse, las peleas de lo objetivo o subjetivo periodístico a veces me parece una pobre excusa amparada en un cientificismo que es el mismo que distingue en las librerías la ficción de la no ficción. O que Sigue hablando de cine y de cine arte. O de que lo documental es sinónimo de verdad. Después del parentésis vuelvo a lo anterior. Cartagena es más punk que una convención de moicanos y si lo pudiste ver o escuchar es cosa tuya. Esto no va de música ligera y da lo mismo toda esa gente que en las entrevistas dice que le gusta Woody Allen y Bacharach y Jobim y que eso estuvo escuchando en el estudio mientras gestaba su obra maestra.
La cosa denveriana va de usar lo que quieran a destajo, porque en la mezcla está lo que se quiere decir y encima son tan bacanes que andan dejando sus huellas por todos lados porque también saben que ninguno de esos datos tendría séntido fuera del que, quisieron o concientemente o no darle.
Y ya que saldrán los que siguen amando a Cerati y dirán que lo español de lo español de lo español, les cito a otro español que en realidad es nadie.
me van los imperdibles
y los pelos de colores
eso no es que me convierta
en un gilipollas de ideas cuadradas.
Creo en algún lugar que sospecho que a uno de los 2 les gusta mecano y si fuera así es primera vez que tendré que volver a escuchar ese suplicio, porque yo creía que algo que sonara a supernova, estaba para mí descartado de antemano y puta que litoral central suena asi pero también a las supernova después de que Bobby Gilespie las contrara en su puticlub.
Y por último y no porque no tenga más cosas que decir sino porque creo que he cumplido mi primera parte necesaria de lo que tenía que decir hoy acerca del disco.Era un poco urgente. En un momento creo fui feliz, muy lentamente lo vi venir. El disco era gigante sobre mí. Miedo no me dio miedo no me dio. Nunca antes estuve mejor, en un momento fui feliz.

Si l

2 Comments:

Blogger paloma.salas said...

Está increíble lo que has escrito, querido. Ha sido la mejor escuchada de disco en mucho tiempo. Pero y lo de la música afuera de la música y la cámara lenta? Ojalá haya capítulo II del disco.
PD: No te enojes si te recuerdo esto: las comas y las mayúsculas nunca le han hecho nada malo a nadie.

3:21 PM  
Blogger Ana said...

@@oye yo amo a cerati pero también a denver
déjame ser

3:04 PM  

Post a Comment

<< Home